Kevin Love y la salud mental en la NBA

Miguel Gaitán.

El partido no había empezado bien. Nada bien. De hecho, Kevin estaba teniendo una de las faenas menos fértiles de aquella temporada y de toda su carrera.

En el primer intento de canasta, nada, agua, un churro. No hubo suerte. Se notaba como distinto, agarrotado, fallón. Segundo tiro, más de lo mismo, y sin apenas haber sido consciente se fu…

This post is for paying subscribers